ESPECIAL | Carta a la madre de Ana Karen

Carta abierta a Ana María Moreno, madre de Ana Karen, Luis Ángel y José Alberto González Moreno

Y a todas las  madres y padres también

¿Qué decirle a Usted y a todas y cada una de las madres con motivo de lo que nos acontece, como si de una maldición se tratara?, ¿sobre todo desde el modesto lugar de profesor de asignatura del Departamento de Filosofía del Centro Universitario de Ciencias Sociales y de Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara?

¿Cómo hablarles desde la precariedad salarial y económica –sí y que por supuesto no es nada frente al dolor de vivir la siniestra experiencia del secuestro y asesinato de su hija e hijos?

¿Qué palabras utilizar ante tan lamentables sucesos que ya no son fortuitos sino que, trágicamente, se han convertido en la patencia de la ineptitud e incompetencia de los políticos (todos); en particular de los que se parapetan en el lugar de gobernadores?

La verdad no tengo cómo expresarle mi solidaridad y dolor por lo que ustedes viven; sin embargo, aún a pesar de esa, mi más sentida carencia, va:

El PRI de Enrique Peña Nieto y el PAN de Vicente Fox Quezada y de Felipe Calderón Hinojosa y el PRD de los “Chuchos” –menos es cierto, pero no por ello exentos de responsabilidad– nos heredaron un México lleno de sangre, terror y muertes.

¿Por qué el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) –se preguntarán, yo también me pregunto– no ha podido romper con esta maldita herencia?

Aquí estamos, en nuestro padecer nuestro de cada día, hasta que nos apabulla –un día sí y otro también– el anuncio de algo terrible: ahora fue el secuestro, primero, y asesinato después, de Ana Karen, Luis Ángel y José Alberto González Moreno. Pero antes… estuvo Ayotzinapa y…

Espero que no haya un después.

Y nuestras autoridades tan campantes, llenándose la boca con palabras como libertad, democracia (sobre todo ahora en tiempos de elecciones) y justicia; la que no han sido capaces de proporcionarnos y conste que es su obligación.

En fin, le escribo, les escribo, para trasmitirle, todo mi cariño, solidaridad y ganas de hacer algo con Usted, con Ustedes, para poder poner un alto a tanta barbarie y podamos, ya, empezar a sentar las bases de un Jalisco y un México más humano y solidario; más libre, más equitativo y más justo.

Tengan la plena seguridad, Usted y todas y todos, que como padre que soy siento su dolor como mío.

Reciban mi más absoluto respeto y acompañamiento, en esta hora de dolor que sentimos –sí– hasta lo más hondo del alma pero que, sin embargo, no puede desmovilizarnos ni paralizarnos por el temor y miedo.

¡Tenemos que actuar!

Algo tenemos que hacer, pues, tenemos que inventar algo para salir de este infierno y poder enfilarnos sino al paraíso, sí, por lo menos, a los inicios de un nuevo Jalisco y otro México.       

Y espero, sinceramente, que al menos podamos vislumbrarlo; aunque sea un poco.

Es cuestión de esperar, haciendo, como decía el gran pedagogo de la liberación popular, Paulo Freire.

Atenta y cariñosamente,

J. Ignacio Mancilla,

Profesor de asignatura de la Universidad de Guadalajara.

Guadalajara Jalisco, a 15 de mayo de 2021, día del maestro.

FB: Juan Ignacio Mancilla Torres
T: @CuerdasIgneas / FB: Cuerdas Ígneas
cuerdasigneas@gmail.com

3 comentarios sobre “ESPECIAL | Carta a la madre de Ana Karen

Responder a Ana Cecilia Valencia Aguirre Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s