Escritoras sin libros

Tenía tiempo queriendo escribir esta entrada con un tema que me asaltó cuando terminé de ver dos series que me gustan mucho: Desperate Housewives y Sex and the City. En estas ficciones hay dos escritoras que forman parte del grupo protagonista de amigas, Susan Mayer, ilustradora, escritora de cuentos infantiles y una de las cuatro amas de casa desesperadas que viven en Wisteria Lane, y Carrie Bradshaw, escritora de la columna semanal Sex in New York en el periódico The New York Star.

El camino de la escritura

Haber elegido el camino de la escritura fue quizá inevitable al crecer rodeada de libros. Aún así, me involucré en muchas actividades antes de entrar de lleno a las letras, el cine, el teatro, la gestión cultural, las relaciones públicas, la administración de espacios independientes, la locución y producción radiofónica, la producción de televisión en línea...

Un cierre personal

Finalmente se va acabando 2022, un año que en lo particular transcurrió de manera desigual para mí, entre diferentes planes cortados y algunas cuestiones resueltas a medias que se detuvieron durante la pandemia. El planeta parece haber retomado su ritmo usual, dejando atrás millones de cubrebocas en el los vertederos y, desde mi punto de vista, habiendo aprendido muy poco del confinamiento

Historias que no acaban

Rescato una de las propuestas que se dibujan, aunque quizá de forma muy apresurada en esta entrega: la posibilidad de que el mal no es algo que simplemente sucede, sino que se va forjando a través de la misma cultura, siendo las personas que discriminan, juzgan y maltratan a otras, quienes pueden ser detonantes de conductas agresivas y violentas por parte de quienes sufren acoso o maltrato