El ocaso de la vida

¿Hay una vida para mí, posible, coherente, consistente con lo que me han enseñado Eunice e Ignacio? Como la pregunta aparece, susurrándome al oído, sin importarle la hora del día o el sitio donde me encuentro, doy paso a la escritura, lo único que me ha salvado, de mí misma, de los dolores que desgarran las entrañas. Y también me ha salvado de la locura

Domingo de Resurrección

Estoy segura de que quienes mueren no pueden volver a la vida, pero también de que, de alguna manera que sobrepasa a la explicación que puede darse con palabras, los muertos, nuestros muertos, nos acompañan en todo momento e incluso podemos escucharles en momentos de necesidad, de desesperación y de angustia

Nacer después del fin del mundo

Pensando en lo que actualmente acontece en nuestro planeta, no me parecen pocas las señales que nos ha dado el planeta de que algo realmente grave está pasando. Hace unos días se publicó que el deshielo del permafrost del Ártico es un asunto bastante crítico. Científicos descubrieron que en el fondo marino se crearon agujeros profundos en una región remota del Ártico. Estos dramáticos cambios ocurrieron entre 2010 y 2019