Ánima

En mi caso ni he estudiado cine, ni menos sé cómo hacerlo. Es un oficio en el que no estoy. Donde sí estoy es en la sociedad neoliberal, en el consumo, en el entorno en que es el dios dinero el que nos manda a todes y en el que por arriba de amistades, amores, lealtades, calidades científicas, artísticas o académicas  y cualquier otro valor que a mis lectores y lectoras posibles se les ocurra, “poderoso caballero es don Dinero” como ya lo decía Quevedo en el Siglo de Oro español

De astronaves, chatarra, basura (ecológica) y… demás

Me he topado con un libro muy peculiar, Astronave (Holobionte Ediciones, Barcelona, España, 2021), escrito por un filósofo bastante singular, Timothy Morton, en el que se habla de muchas cosas: la ecología, la política, la ética, el arte, el placer, el feminismo, el cine, la televisión, la música, la ciencia ficción, la literatura, la poesía, la ontología orientada a los objetos (OOO), los hiperobjetos, la (sexta) siguiente extinción masiva como consecuencia del Antropoceno (1945) y demás linduras humanas

Historias que no acaban

Rescato una de las propuestas que se dibujan, aunque quizá de forma muy apresurada en esta entrega: la posibilidad de que el mal no es algo que simplemente sucede, sino que se va forjando a través de la misma cultura, siendo las personas que discriminan, juzgan y maltratan a otras, quienes pueden ser detonantes de conductas agresivas y violentas por parte de quienes sufren acoso o maltrato

CineCuerdas | The Father

Se dice popularmente que no hay que quejarse de envejecer. Es un privilegio negado a muchos. También se dice que no hay otra manera de vivir mucho. Las dos aserciones son ciertas; pero implican dos preguntas que muchas veces ni se mencionan. Una, envejecer, ¿en qué condiciones? ¿Con cuál calidad de vida? Y la otra: ¿ocupando cuál lugar para la familia de uno o una?