Mi abuela Pita

La madre de mi progenitora era menuda, delgadita, de cabello largo y rizado, que juntaba en un moño en la nuca. Tenía los ojos grandes, negros y una nariz ligeramente respingada. Quien ha visto fotos de ella de joven, y quienes la conocimos ya no tan joven, podemos decir que fue la mujer más guapa de nuestra familia

De vuelta en Encino

Desde que viera aquella escena que me resultó muy conmovedora, me quedé con una reflexión sobre el lugar al que a veces anhelamos volver, y que forma parte de la persona que fuimos en el pasado. Fue así que durante un viaje que hice a Guadalajara...