VAIVÉN | El amor no viene del corazón

Columna invitada

Eduardo Reyes González

Se dice que el amor se experimenta solo una vez a máxima intensidad de sensaciones, y como una droga, y se busca repetir en cada ocasión que te enamoras, así tengas 15 o 90 años, así te enamores cada semana, es la misma constante, y aunque pareciera que actúas como drogadicto, no es del corazón de donde proviene la sensación de adicción hacia una persona.

Ante el proceso de enamoramiento el cuerpo manifiesta diferentes síntomas que nada tienen que ver con el corazón o con el estómago, el enamoramiento se genera en diversas funciones químicas del cuerpo que irradian esta sensación. El deseo de ser correspondido o de encontrar el amor perfecto se traduce orgánicamente a diversos procesos químicos para que esto se pueda dar.

La Universidad College de Londres ha interpretado estudios acerca del acto del amor. En primer lugar, al enamorarnos el cerebro se bloquea y limita sus funciones, lo que lo lleva a no pensar claramente, esto debido a la liberación de la oxitocina, la hormona del amor, creando vínculos emocionales, ya sea por una mirada, una sonrisa, un roce del cuerpo, esta hormona te hace sentir una vibra positiva de la otra persona y te hace actuar de manera irracional.

cerebro amor funcionamiento
Imagen: John Hain.

El ser humano desarrolla en la etapa de enamoramiento diferentes cambios de temperamento, el estar loco de amor es síntoma de que el cuerpo ha salido de su zona de confort para pasar a un estado de estrés en el sistema nervioso, se crea una nueva personalidad ajena muchas veces a nuestro comportamiento normal, lo que hace entrar en un trance de hiperactividad, ¿notas que actúas diferente cuando estas enamorado?

¿Has escuchado que el amor engorda?, estás en lo correcto, la serotonina es un aminoácido que no es producido por el cuerpo, depende de la dieta que consumimos, es decir que la salida a comer o a cenar con tu pareja, más que causarte amor hacia el otro, es porque te estás alimentando, el cenar en pareja produce felicidad, pero es una reacción de tu cuerpo a la serotonina, asimismo, los niveles bajos de este aminoácido causan depresión.

¿Experimentas una sensación de apego hacia una persona? Esto se da por el confort que genera la ilusión de estabilidad, de pensamientos ilusorios futuristas de una vida plena y romántica, del no poder vivir sin la otra persona; esto tiene que ver con la dopamina, la cual está involucrada directamente en las conductas adictivas y placenteras.

La vasopresina es una hormona que controla la presión arterial del cuerpo, esta es la encargada de la sensación de atracción hacia una persona, si tienes la sensación de alivio o se te quita la ansiedad ante un abrazo, un beso o una caricia, se debe a la liberación de esta hormona en el cuerpo, la cual también produce un efecto de protección entre personas afines o familiares cercanos.

enamoramiento proceso químico
Imagen: S. Herman & F. Richer.

Este coctel de hormonas es lo que el cuerpo determina como enamoramiento. El reconocimiento de las actitudes de pareja, el desarrollo de fantasías desbocadas, las actividades en común y el vínculo emocional o sexual, son los procesos que activan estas hormonas y que se adjudican al corazón, pero en realidad estas son parte del proceso que el cerebro estimula ante las interacciones externas con otros sujetos.

Y así como estas drogas son detonantes de placer en nuestro cuerpo, algunas personas han desarrollado algún tipo de control bajo estas sustancias, por lo que, si tú sentiste que te enamoraste, pero la otra persona resultó no ser el amor de tu vida, es porque la otra persona supo equilibrar muy bien su cuerpo y los procesos, aunque digas que jugó contigo o se lo tomó a la ligera, es cien por ciento control corporal.

Cuando el cerebro ya no produce estas reacciones y se da un rompimiento, empieza el luto por la partida, se desarrolla desinterés, entras en proceso de abstinencia y de desintoxicación, desarrollando nuevas emociones y procesos químicos con otra persona, o por el contrario entra en acción la prolactina, la cual es la hormona que controla el llanto y la sensación de tristeza, por lo que sientes hundirte en el vacío de la soledad y el drama, que al poco tiempo pasarán, cuando estés listo para buscar el amor eterno, una vez más.

Eduardo Reyes González.


Imagen de portada: VSRAO.

Fuentes:

https://www.20minutos.es/noticia/200657/0/amor/endorfinas/proceso/?autoref=true

https://www.aa.com.tr/es/mundo/-realmente-nos-enamoramos-o-es-una-cuesti%C3%B3n-de-oxitocina/1734355

Las opiniones vertidas en las columnas invitadas y en las publicaciones especiales reflejan el punto de vista de su autor o autora y no necesariamente el de Cuerdas Ígneas como proyecto de escritura. Para comentarios, observaciones y sugerencias escríbenos a: cuerdasigneas@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s