Bienvenida al 2022

Es así que nos enfrentamos a otro año de incertidumbres, armados con nuestras palabras y la voluntad para seguir escribiendo. Las ganas de viajar permanecen, de compartir proyectos en otros continentes, así que las preguntas acerca de cuándo será el momento para hacerlo siguen flotando.

Ficciones y realidades oníricas

Confieso, entonces, que hay libros que más que encontrarlos, me encontraron a mí, me taladraron el cerebro y dejaron huella. Así pasó con: La prisión de la libertad, de Michael Ende, con El misterio del solitario, de Jostein Gaarder, o con Narraciones extraordinarias de Edgar Allan Poe. También me ha ocurrido con cuentos, cuentos en concreto que flotan a mi alrededor desde que los leyera por primera vez y me causaran una impresión severa. Estoy hablando de El corazón delator de Poe, de El almohadón de plumas de Horacio Quiroga, de La mano del mono de W. W. Jacobs o de El rey de los gatos de Joseph Jacobs.

Una realidad onírica

¿Estamos despiertas o dormidas? ¿Y si la vigilia es solo otra faceta de la realidad onírica? Sueños dentro de sueños; capas de realidades adversas, diversas, que se superponen y nos hacen temblar, porque no hay escapatoria ni salida. Si en el abismo estamos, si a un paso está la infinita Nada, que extiende seductora sus garras, ¿qué nos queda, a las mortales, a las soñadoras, a las que hemos querido brincar de universo porque este nos parece tan siniestro?