Simulacro en el piso 30

Inés M. Michel*




¿Y si la vida fuera tan solo un simulacro de otra vida, allá afuera? ¿Y si esta realidad fuera tan solo el piso bajo, por no decir la casa del portero, de un enorme edificio con innumerables pisos hacia arriba, y, seguramente, también hacia abajo?

¿Qué sucede mientras esperamos? Lo averiguamos en un happening del que les invitamos a ser y no-ser parte, a propósito del fénix que renace y se reinventa cuando le llega la hora de arder y cambiar sus plumas.




Simulacro en el Piso 30
Fondo: Jorge Castillo, frente: Yomahara Reyes. 
Foto: PlasmArte Ideas.
Simulacro en el piso 30 fue un experimento, en el que a través de este espacio los incluyo, que sucedió en un enorme edificio[1]. Una chica cumplió años y convirtió su aniversario en una pieza artística donde un grupo de amigos, provenientes de muy variados círculos interactuaron por cuatro horas degustando comida vegana y vino catado especialmente para la ocasión. 


Simulacro en el Piso 30
Grupo a la izq.: Francisco Chávez Lizardi, Cuauhtémoc López, Agustín Landeros, 
centro: Víctor D. Magallón, Yomahara Reyes, 
der.: Edgar Neri, Eder Pacheco y Alexis Silva Pérez. 
Foto: PlasmArte Ideas.

Un pequeño discurso se pronunció antes de finalizar la velada. Fue una reunión de compañeros, colegas, colaboradores, compartiendo el gusto por el cine y por las artes. Fue un experimento y un momento donde el tiempo corrió muy aprisa, ajeno al deseo de quienes querían una foto más, otro suspiro, un último trago de vino rosa, o simplemente una sonrisa extra de quien casi no ven pero admiran. 


Simulacro en el Piso 30. Foto: PlasmArte Ideas.
El simulacro terminó, volvieron a sus realidades correspondientes, se despidieron de ese piso 30 que tan pronto se apagó la luz, se desintegró, tal como había aparecido, dejando tras de sí solo recuerdos y escasos registros fotográficos que apenas atraparon la esencia de ese instante, fugaz, inaprensible[2]


Simulacro en el Piso 30.  
De izq. a der. Estefanía Monreal, David A. Becerra, Inés M. Michel.
 Foto: PlasmArte Ideas.





*La Otra I
 [atea, vegana, feminista,
lectora irredenta,
a la espera del apocalipsis zombi
que dará sentido a mi existencia]
@inesmmichel
I: inmichel

Fotografía: David A. Becerra (2015)






__________________________________

[1] «Desde mi infancia me preocupa con creciente intensidad la idea de que la así llamada realidad no es más que el piso bajo, por no decir la casa del portero, de un enorme edificio con innumerables pisos hacia arriba y, seguramente, también hacia abajo». M. Ende, La casa de las afueras,  tomado de La prisión de la libertad (1997), p. 97.
[2] «(…) Que la existencia de esa casa que he intentado describirle a usted parezca hoy tan indemostrable y tan increíble, como si nunca hubiera existido, encaja, creo, perfectamente en la imagen de nuestro tiempo. No otra cosa sucede con más de un capítulo de nuestra historia reciente». Ibídem.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s