La batalla por México y por la educación

J. Ignacio Mancilla*

“Bajo una lógica de sistemas (hoy cibernética)
se intenta regular el proceso de conformación
de los sujetos hasta hacerlos funcionales para el
cumplimiento de las expectativas del poder. La
actualidad se mueve sobre la tendencia a la
tecnologización y entrenamiento de las personas,
en detrimento de su potenciación subjetiva”.

Del Prólogo de Gerardo Meneses Díaz al libro
de Andrés Manuel Jiménez, La Relación profesor
estudiante. Una propuesta desde el psicoanálisis
(Red Analítica Lacaniana. Colección Ediciones
de la Noche, México, 2013).
En México, como en el mundo todo, pienso particularmente en Argentina, ello a partir de un texto de Elis publicado en este blog (LEER AQUÍ), la batalla por la educación ha llegado a su situación más extrema: pues ha devenido, en los hechos, por parte del Estado mismo, en una guerra sucia de baja y alta intensidad.
El capítulo más reciente, en el caso de nuestro país, se dio en el estado de Oaxaca, con la desaparición pseudolegal, acompañada de un despliegue impresionante de las fuerzas armadas, que no se vio ni siquiera en el caso de la fuga de El Chapo Guzmán, del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Para llevar a cabo este operativo (cuasi)militar, entraron en contubernio el gobernador de Oaxaca (Gabino Cué), que ha dado muestras de una total incapacidad, con otro personaje no menos inepto, el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, que sorprende por su terquedad e impunidad, pues en lugar de ocupar un cargo y devengar sus altos honorarios, debería estar en la cárcel, por lo menos por su responsabilidad oficial, como secretario de Gobernación que fue, en el caso de la matanza de Acteal, Chiapas (22 de diciembre de 1997); además de otros sucesos de lamentable memoria.
Pero… como se acaba de demostrar con el reciente multihomicidio de la Ciudad de México, en el que se le quitó la vida al fotorreportero de la Revista Proceso, Rubén Espinosa y a la activista social, Nadia Vera Pérez, multihomicidio que apunta directamente al gobernador de Veracruz, los hombres y mujeres del poder gozan, en nuestro país, de la más absoluta impunidad.

Regreso al asunto de la lucha por la educación, vinculada, necesariamente, con las mal llamadas reformas estructurales, instrumentos también de carácter pseudolegal, con los que se nos quiere desaparecer a las y los maestros en México, para reducirnos a simples prestadores de servicio, conforme a los tratados comerciales de carácter internacional y debido a las presiones de los organismos financieros internacionales (Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, fundamentalmente).

En este punto, han sido las y los maestros agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), fuerza paralela a la del sindicato charro y oficial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), controlado por las fuerzas políticas oficiales, ello pese al encarcelamiento de Elba Esther Gordillo.
Sin embargo… a pesar de ese golpe de fuerza, el litigio por la educación no se ha cerrado, pues sigue pendiente, ya que, junto a esta afrenta, bastante sensible en la historia nacional del México moderno, son otros golpes los que (el de la salud, por ejemplo), si los juntamos, podemos percatarnos de que detrás de esta singular guerra por la educación, lo que está jugado, en el fondo y en la superficie, como se escribiera ya hace tiempo (en 1981), en un libro que hiciera historia, es la batalla por la Nación (Rolando Cordera y Carlos Tello, Siglo XXI Editores, en 2010 se hizo una reedición de dicho texto).

¿Podemos seguir permaneciendo pasivos las y los trabajadores mexicanos, en el sentido más amplio de la palabra; pero también las y los trabajadores del mundo?
Y no solamente me refiero, por supuesto, a las y los trabajadores de la educación; sino a todas y todos los que vivimos de la venta de nuestra fuerza de trabajo; a las y los que formamos parte del 99% de la población mundial, excluida de la riqueza producida por todas y todos y controlada por el 1% de dicha población y que ejerce un control directo de la riqueza producida históricamente por la humanidad entera.

Así las cosas.
Es por ello que, cosa un tanto inaudita, en una partido de fútbol, específicamente en la final de la copa Libertadores, jugada entre un equipo argentino, el River Plate, y uno mexicano, los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL, paradójicamente, una Casa de estudios), ayer 5 de agosto, en el Monumental de Buenos Aires, se haya dado esa manifestación de repudio de los reporteros gráficos denunciando lo que ya en todo el mundo sabe, que en México está en marcha un Genocidio que atenta contra todos y todos los mexicanos de manera cotidiana.

Foto tomada de SOPITAS: VER AQUÍ

Esto al tiempo de que en Madrid, alrededor de 500 personas se manifestaban, por las mismas razones, frente a la embajada de México en el país de Miguel Hernández y Federico García Lorca, por citar a dos grandes poetas, repudiando, de ese modo, el asesinato de Rubén Espinosa y Nadia Vera Pérez; además de Yesenia Quiroz y una mujer identificada como Alejandra, Nicole o Simone (al parecer colombiana).
Y las y los manifestantes apuntaron hacia el gobierno federal y al gobierno de Veracruz como “cómplices” del multihomicidio, algo que circula con cierta intensidad en las redes sociales, sobre todo con ese medio moderno de comunicación alterno al poder y tan peculiar, me refiero a los Memes.

Cabe decir, para cerrar esta reflexión, que he sido profesor universitario desde 1978 y que nunca como ahora he sentido todo el poder del Estado y de las propias instituciones educativas, en este caso de mi Universidad (la Universidad de Guadalajara, en la que he persistido en este papel de profesor), por empeorar las ya de por sí precarias condiciones laborales de aquellas y aquellos  que nos confrontamos, cotidianamente, con las dificultades educativas ahí donde más importa, el aula de clase y no el escritorio y los sueldos abultadísimos de gente que no tiene la más remota idea de lo que significa enseñar.
Esta es, pues, a mis ojos, la singularidad de la batalla por la educación, que no es otra cosa, como ya he intentado demostrarlo en este pequeño texto, que otro frente, son muchos, de la disputa por México.
Lucha que en cada país del mundo tiene sus propias peculiaridades e historia. Cuestión que no puede ser de otro modo.    

Que cada quien tome su trinchera en el país en el que se encuentre, esto independientemente del lugar donde haya nacido.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s