Elogio del cinismo – III Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto

J. Ignacio Mancilla*

El gobierno de Enrique Peña Nieto se ha caracterizado por la permanente violentación de las formas, de la legalidad y de la legitimidad.

Desde su campaña electoral, y de manera mucho más acentuada ahora que ejerce el poder.

El Informe debió de haberlo dado el 1 de septiembre y aunque lo entregó por escrito, como es su obligación, fue hasta el 2 de septiembre que se presentó ante los representantes populares; y todavía más, el mensaje circuló en los medios hasta que él terminó su rito sofista que consistió, ahora, en un dramático elogio del cinismo.

Leídas con calma, 50  cuartillas en el formato  reducido a 12 puntos, no sorprende el cúmulo de mentiras que nada tienen que ver con la cruda realidad que vivimos las mexicanas y mexicanos de a pie.
Sin haber leído a Leibniz (es lo más seguro), ahora resultó leibniciano, es decir, según él, vivimos en el mejor de los países posibles, sueño, por decir lo menos, que no se sostiene, por ningún lado, cuando se le confronta con el principio de realidad.
Tomaré, en este texto, tres cuestiones fundamentales, para con ellas mostrar lo que digo.
La primera tiene que ver con la corrupción e impunidad, tema con el que inició su III Informe de Gobierno, pues aludió tanto al asunto de la Casa Blanca, pero refiriéndose a sí mismo en tercera persona, como el titular ejecutivo, como si él no tuviera nada que ver con tan escandaloso tema.

Otra cosa es la de que su exculpación, cosa que nadie cree, si exceptuamos a las y los que estuvieron presentes en el Informe y que Pedro Miguel reseña, críticamente, de forma por demás excelente en su columna Navegaciones (La Jornada, 3 de septiembre de 2015, VER AQUÍ), que esta vez tituló simplemente El ritual, en video.
En cuanto a la tragedia de Ayotzinapa, de la que el próximo 26 de septiembre se cumplirá un año, la pregunta que se nos impone es la siguiente: ¿cómo es que, a casi un año de distancia, la Procuraduría General de la República (PGR) apenas envió a la Universidad de Innsbruck en Austria, la ropa de los desaparecidos?; además de otros entorpecimientos que han obstaculizado, en los hechos, una real investigación que lleve a los responsables y no a simples “chivos expiatorios”.
Y es que, como todo mundo sabe, el crimen apunta al Estado mismo. Algo que se gritó y se sigue gritando en las calles.

La segunda y más grave, es la que tiene que ver con la educación.
También aquí se han violentado, de manera permanente las formas; y fue en Oaxaca, con la desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), solución de fuerza, que por supuesto en el III Informe se justifica, aduciendo para ello la calidad de la educación.

Reforma que ha puesto en entredicho, en realidad contra reforma, el ser mismo de las maestras y maestros; y no solamente el de las profesoras y profesores oaxaqueños, sino el de todas y todos los que vivimos de dar clases, en cualquier nivel educativo.
Finalmente, ya en el cierre del susodicho Informe, se afirma que cuando mejore la economia del mundo, ¿y qué le garantiza que ésta mejorará?, México podrá ser una potencia económica, gracias a las reformas estructurales, insisto, más bien contra reformas, pues lo que está en juego es el desmantelamiento de la Nación.

Y es que, por supuesto, en las crisis ganan los que siempre ganan; y no será distinto en caso de que haya mejoría, como históricamente se ha demostrado, aunque, como están las cosas en lo económico, tendremos crisis cada vez más intensas y cada vez más cortas, pues éstas dependen de la lógica del capital y la ganancia en su actual momento, hegemonizado por el capital financiero.  
De modo que, vistas las cosas desde abajo, no hay razones para el optimismo de los de arriba, que es más bien cinismo; pues no vivimos en el mejor de los países posibles, antes bien, como excelentemente lo dibujó Magú, uno de los mejores moneros, en su Cartón del 1 de septiembre, Contrainforme, de La Jornada (1 de septiembre de 2015,

VER AQUÍ):  

“Honorable Presidencia de la República… con el debido respeto, allá afuera las cosas están de la chingada”.

Digamos no al elogio del cinismo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s