¡40 años sin Revueltas y vaya que nos hace(n) falta!

J. Ignacio Mancilla*

Nota: Ya se había escrito el texto para el blog de la semana pasada, pero como éste primero se presentará públicamente y, además, como coincidió con el 40 aniversario de la muerte de José Revueltas, se tuvo que escribir uno para la conmemoración de la muerte de uno de mis pensadores favoritos, el que ahora se publica. Gracias por su comprensión. 

José Revueltas

Hace 40 años que murió José Revueltas y, ¡vaya que nos hace falta!

Sí, nos falta el escritor, el guionista, el filósofo, pero sobre todo adolecemos del militante de izquierda a ultranza que no cedió, nunca, ante las trampas del poder; siendo todo el tiempo su más feroz crítico.

En las circunstancias actuales del país, su compromiso y lucidez dialéctica, como buen marxista, podrían ayudarnos a salir del estercolero en el que la clase política nos tiene sumidos, gracias a su ambición de riquezas y poder: de podredumbre y dinero.

¡Ay Revueltas, cuánta falta nos haces!

Una de tus últimas reflexiones que dejaste pendiente, después del movimiento estudiantil de 1968, fue alrededor de la figura del partido político. Tu crítica, ahí, como solía serlo, fue implacable; así se lo hiciste saber a Andrea Revueltas, tu hija.

Y lo que más anhelabas era hacer un nuevo prólogo para ese ensayo genial y maravilloso sobre la dimensión decadente de la izquierda mexicana de ese entonces (también mundial): Ensayo sobre un proletariado sin cabeza.



Portada Ensayo sobre un proletariado sin cabeza



¡Qué se necesitaría escribir, ahora! No sobre una izquierda inexistente solamente, sino, además, corrupta y cínica, que lo único que ha hecho es hacer “Pactos por México” para posibilitar el saqueo del país; siempre y cuando, a la vez, le repartieran algunas migajas de poder y también de riquezas.

¡Para codearse con los poderosos! Es justamente lo que hacía Carlos Navarrete, expresidente del Partido de la Revolución democrática (PRD) en el cumpleaños de Diego Fernández de Ceballos, el otrora alfil de Carlos Salinas de Gortari en su presidencia fraudulenta.

¿Se ha cerrado la opción del cambio electoral en México y en el mundo entero?

Todo parece indicar que sí, el paradigma de la democracia se ha caído, como tantos paradigmas modernos. Hoy la democracia no solamente es un eslogan vacío sino, además, en nombre de ella se hacen guerras y se cometen atrocidades que harían palidecer de vergüenza a cualquier dictador, paradójicamente.

He aquí, pues, el enorme valor de tus reflexiones incipientes que no lograste llevar a cabo, no por incapacidad, sino por las dimensiones del problema, que ahora nos parece claro, a ¡40 años de tu muerte!

Citaré algunas líneas de una de las muchas cartas, dirigidas en este caso a su hija Andrea, para que las y los lectores de Cuerdas Ígneas se hagan una idea de la agudeza del pensamiento de nuestro añorado José Revueltas, en  lo tocante a la política y a la figura del partido, hoy sumidas, ambas cuestiones, en una profunda crisis.

El 23 de mayo de 1974 le escribe desde Berkeley, California y, entre otras cosas, le dice:

“Pero, ¿qué hacer? Ellos [se refiere a los gauchistes de Francia] hacen todo lo posible para no entender. Por otro lado vivimos en un mundo confuso, lleno de equívocos, espejismos y una falsa conciencia de carácter universal. Es la cosecha que recogemos del stalinismo, pero hay algo mucho más profundo. Comparecemos ante la quiebra de los viejos valores revolucionarios: la muerte del internacionalismo, el fracaso de la dictadura del proletariado y la aparición de un nuevo tipo de Estado, para el cual no queremos encontrar nombre. Añade a esto la presencia de un neocapitalismo, que sabe sortear los obstáculos y que extrae fuerzas de sus mismas contradicciones, a causa de la falta de una verdadera vanguardia a escala internacional que trate de hacerle –y le haga- una verdadera y real concurrencia política e histórica.

“El proletariado –cuando menos en nuestra América- constituye una clase errática, bajo direcciones enajenadas y enajenantes. ¿Cuánto tiempo necesitaremos todavía para armarnos teóricamente y organizar las fuerzas para hacer frente a todas las vicisitudes que se aproximan? Es muy difícil responder. Por lo pronto debemos aprovechar esta sombría etapa de baja y de derrotas para estudiar y tener la cabeza lúcida.

“No basta acertar en la crítica. Necesitamos descubrir la positividad crítica necesaria y arremeter entonces implacablemente contra los status.

“Pero creo que estoy perdiéndome en palabras vacías. Dices que te cuesta trabajo superar tu ansiedad y los estados depresivos que te acometen. A mí me ocurre lo mismo. Nuestra enfermedad es el estado del mundo, la quiebra de nuestros presupuestos políticos, la incomprensión general…
“Me despido. Hazte fuerte. Estemos tranquilos, aunque a veces debamos llorar un poco.

“Recibe los besos y abrazos de tu papá, /José, el hijo del Hombre” (Volumen II de las Evocaciones requeridas, pp. 255-256, correspondiente al Volumen 26 de las Obras Completas, publicadas por Editorial Era).
    
Como pueden apreciar bastante bien con lo citado, amables lectoras y lectores, de haber desarrollado José Revueltas más y mejor esas ideas, creo que la izquierda mexicana no se hubiera perdido como lo hizo, a falta de ideas, pero también de principios.

¡Cómo no añorar!, en estas condiciones, la lucidez dialéctica de ese marxista sin parangón en el México nuestro.


    *J. Ignacio Mancilla


[Ateo, lector apasionado, 

militante de izquierda (casi solitario).
Lacaniano por convicción
y miembro activo de Intempestivas,
Revista de Filosofía y Cultura.]


     
  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s