México secuestrado por las camarillas de los partidos

J. Ignacio Mancilla*


El V Informe del gobierno de Enrique Peña Nieto nos ha dado, fatalmente, un adelanto de lo que nos espera en las próximas elecciones; un país devastado, con una camarilla de políticos enriquecidos y empoderados a los que poco o nada les importa la suerte de los de abajo.
El desastre de la nación es tal, no obstante las más diversas simulaciones y autoengaños, mismos que se dan en los diferentes ámbitos de la vida nacional, desde el futbol hasta la política, pasando por la economía, por supuesto. ¿Con la anuencia de todas y todos?
En estas breves reflexiones, estructuradas a partir de tres preguntas fundamentales, que atraviesan distintos aspectos de la realidad nacional que nos negamos a ver, en particular las clases potentadas, esto considerando cualquier área de nuestro atribulado país; las reflexiones denotan y connotan el abismo que, más pronto que tarde, nos confrontará, a todas y todos, más allá o más acá de nuestra responsabilidad en la destrucción de este México nuestro.
Tomo las preguntas de tres columnistas de La Jornada, dos hombres y una mujer; la última analista crítica de nuestro futbol.
Va, pues, la primera pregunta:
“¿Cuánto han robado, cuánto han defraudado, cuánto, cómo y quiénes se han enrique/cido, que les aterroriza la idea de un fiscal federal independiente?”.
La he tomado de Enrique Galván Ochoa, de su columna Dinero, que aparece regularmente en La Jornada; particularmente de la del lunes 4 de septiembre de 2017. Por supuesto que la separación de enrique/cido es mía y alude, sobra decirlo, a EPN y la inocultable corrupción de su sexenio.

Enrique Galván Ochoa


Va la segunda cuestión:
Más allá de las escaramuzas partidarias, con un increíble pero no inesperado personaje entrometido en la vida de los partidos, me refiero a Emilio Gamboa Patrón, que ha provocado ya una crisis en las Cámaras, la de Senadores y también en la de Diputados, ¿a quién beneficia realmente tal circo político?
Por supuesto que no a nosotros, a toda la perrada, sino a ellos, los ganones y gañones de siempre; ¿alguien lo duda?
Dejemos a un lado lo que nos auguran, en cuanto a crisis, el desastre generado por el entrometido de Los Pinos y del PRI en la vida partidaria de Acción Nacional. Es un simple adelanto de lo que viviremos, como auguro aciago, en lo que va del año y sobre todo el próximo año electoral: 2018.
Todo lo anterior lo he tomado de la columna (Astillero), también regular, de Julio Hernández López, de la misma Jornada; es decir, también del lunes.

Julio Hernández López


Paso, con esto, a la última interrogante, que ahora tomo de Marlene Santos Alejo:
¿De verdad creen Decio de María y Guillermo Cantú que todos quieren al cuestionado entrenador colombiano Juan Carlos Osorio?
Es como decir, a estas alturas del sexenio, que todos quieren a EPN. ¿En verdad se lo creen o simplemente es lo que quieren que creamos, los federativos de la Federación Mexicana de Futbol (FMF)?
Cierto que la selección pasó, ya, al mundial de Rusia 2018, pero, ¿y el rotundo fracaso de la Copa Confederaciones, en Rusia; y la Copa Oro, en EUA? De eso ni hablar, al fin de cuentas, en el país de la interesada ficción de Decio de María y Guillermo Cantú Juan Carlos Osorio y EPN son muy queridos en México, por todas y todos; ja, ja, ja.

Marlene Santos Alejo


Mientras todo esto ocurre, pocos nos damos cuenta que en el actual sexenio de EPN la deuda pública ha alcanzado su  mayor nivel histórico.
Sí, EPN la recibió de FECAL siendo de 5.6 billones de pesos y ahora, a un año de que termine este sexenio fatídico, ésta es de 9.2 billones de pesos.
¿Otro de los logros de EPN, de los que cuentan mucho, pero no se dice?
El siguiente cuadro, también tomado de Enrique Galván Ochoa, lo dice todo:

C:\Users\Usuario\Documents\DEUDA_008o1eco-1.jpg

P. D.
Mientras tanto, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), totalmente perdido, aprovechando la confusión de las camarillas, llama al Frente Amplio Democrático (FAD), ja, ja, ja. En el pecado  llevarán la penitencia. Ya se verá.

México, ra, ra, ra.          


*J. Ignacio Mancilla
[Ateo, lector apasionado, 
militante de izquierda (casi solitario).
Lacaniano por convicción
y miembro activo de Intempestivas,
Revista de Filosofía y Cultura.]



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s