¡Extra, extra! ¡Paro en la Universidad de Guadalajara!



J. Ignacio Mancilla*


Algo inusitado ha acontecido en la Universidad de Guadalajara, con motivo de las desapariciones forzadas de los tres estudiantes del CAAV, Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco Francisco Ávalos. Las alumnas y alumnos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), además de otros, tomaron la decisión de parar las clases y, además, acompañar la marcha silenciosa que hicieron los padres de los desaparecidos de Jalisco el pasado viernes 4 de mayo. El paro inició el miércoles 2 de mayo a las 14 horas y se dio por concluido el viernes 4 de mayo a las 15 horas.


Foto: Ayotzinapa somos todxs Jalisco.


Esto al margen de las autoridades y de la tutela estudiantil de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), proclives, siempre, en ir a contracorriente de los vientos históricos del cambio; como en su tiempo lo hizo la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), organización que, en los hechos, se convirtió en el brazo armado del Estado dentro de la Universidad y que, hoy, sus líderes, son parte ya, de la «burguesía dorada» (Emilio González dijo, ja, ja, ja) y como tales miembros fácticos de la región.

Si atendemos a esta historia y al actual contexto, no cabe duda la dimensión de acontecimiento que puede llegar a tener el paro universitario; aunque esto es algo que solamente el tiempo determinará; sin embargo, al parecer algunos coordinadores de carrera se han visto obligados a renunciar, en cuanto han sido señalados como «acosadores».

En lo que respecta a nosotros, más allá de prometer una reflexión más detenida del paro y sus diversos sentidos, señalamos que este, el paro, viene de las huelgas obreras; y que, por el momento, lo único que pretendemos hacer es dar constancia del mismo, casi en el nivel estrictamente noticioso, pues seguramente muchos, a pesar de su condición de universitarios, ni siquiera se enterarán, debido ello a los férreos controles, cual dictadura de partido único, que todavía se estilan en nuestra Universidad. Esta es la significación, y no otra, que tuvo el pedir que las y los profesores firmaran su «compromiso» de no suspender clases.


Foto: Fernanda Justo.


Sí, paro viene del verbo parar, que proviene del latín paráre (preparar) y tiene muchas significaciones, entre las que destacamos: «detener e impedir el movimiento de acción de alguien» (Diccionario de la Real Academia de la Lengua).

Por supuesto que la acción no se reducía a parar clases, sino, sobre todo, a llamar la atención hacia la aberrante normalización de las desapariciones forzadas que está afectando centralmente a las y los jóvenes, también universitarios.

De ahí el carácter profundamente reaccionario que adquirió contraponerse al paro, so pretexto de las clases y el fin de semestre, como si esto fuera más importante que la vida misma.


Foto: Fernanda Justo.


Si los Tigres, me refiero al equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), como de hecho lo dijo su director técnico, (el famoso «Tuca» Ferreti) en conferencia de prensa, después de haber sido eliminados por el equipo Santos de Torreón, Coahuila, se han aburguesado, ¿qué decir de los profesores y profesoras de la Universidad de Guadalajara?

Ello independientemente de los salarios ridículos de las y los maestros de asignatura, que son la mayoría en la Universidad de Guadalajara; que contrastan notablemente con los grandes salarios de sus flamantes funcionarios.

¿Se ha aburguesado la Universidad de Guadalajara? ¿Ello a pesar del claro origen marxista de su lema: «Piensa y trabaja»?


Foto: Fernanda Justo.
Esta es una historia muy compleja que merece ser contada en otra ocasión; por ahora, desde este modesto espacio reivindicamos el paro como un acto digno de las y los estudiantes de la Universidad de Guadalajara en contra del terrorismo de Estado que, aunado con el crimen organizado, ha causado la muerte de más de doscientos mil mexicanos y la desaparición de más de treinta mil. Como en los momentos más trágicos de las crueles dictaduras sudamericanas y eso que aquí se presume de un régimen democrático. 

De esto no se escandalizan quienes pretenden que el paro es un atentado contra su libertad de clases.

¡Claro que no quieren la desaparición de las clases! ¡Pero de las clases sociales!

Y es que los Leones Negros también se han aburguesado, ¿verdad Emilio?

¡Lástima (Margarito) Emilio!


Foto: Fernanda Justo.

P. D. Rulfiana


¿El cacique se desmoronará cuando ya estemos todos muertos, como en Comala?, (eres tú, Raúl; tomo por esta vez, prestada la histórica frase usada tan a menudo por Juan José Doñán, a quien saludo desde este modesto blog).




*J. Ignacio Mancilla.
[Ateo, lector apasionado, 
militante de izquierda (casi solitario).
Lacaniano por convicción
y miembro activo de Intempestivas,
Revista de Filosofía y Cultura.]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s