A 80 años de la muerte de Sigmund Freud

Nota: La primera parte de este texto lo envié a la Gaceta de la Universidad de Guadalajara, con el fin de que se publicara en la semana del 23, fecha exacta del 80 aniversario de la muerte de Sigmund Freud; hasta el momento no se ha publicado. De modo que lo hago público en este espacio tan querido para mí, añadiendo una segunda parte en la que hago un sincero reconocimiento a Élisabeth Roudinesco, por sus libros tan ejemplares y por un Seminario maravilloso que impartió en la CDMX los días 21 y 22 de septiembre.

A 80 años de la muerte de Sigmund Freud (1856-1939)

El creador del psicoanálisis murió un 23 de septiembre, fecha de tantos significados en México nada ajenos a la dimensión política y social; y, sabemos, que el “malestar” se pone en el centro del psicoanálisis como discurso y también dicho malestar hace centro en la fecha misma, por lo menos en México.
¿Cómo valorar la obra freudiana a 80 años de su muerte? ¿Qué sentido tiene hoy día el psicoanálisis, como teoría y como práctica (clínica), ante el empuje meteórico de las neurociencias?
¿Qué tiene que decir, todavía, en  nuestro tiempo (lleno de destrucción) un discurso que no puede ser ajeno a la ciencia, pero que no es un discurso científico; por lo menos en cuanto a los cánones paradigmáticos dominantes?
Para justipreciarlo iré a una de las últimas biografías que se han escrito sobre el pensador judío/alemán; la de la historiadora y psicoanalista Élisabeth Roudinesco (que estará en México, dando una conferencia sobre las mujeres, la violencia y la  muerte, precisamente en el contexto del aniversario luctuoso del padre del psicoanálisis).

Seminario: Freud ante las mujeres, la violencia y la muerte,
organizado por la ESLEP e impartido por Élisabeth Roudinesco en El Colegio de México,
septiembre, 2019.
Desde ese lugar lo primero que quiero destacar es el título de la biografía: Freud. En su tiempo y en el nuestro (en francés: Sigmund Freud. En son temps et dans le nôtre).
Sí, lo relevante de esta biografía es el entrelazamiento que hace la autora entre el tiempo de Freud y el nuestro. Cosa muy importante tratándose del discurso psicoanalítico y de su práctica (clínica); sobre todo en lo que respecta a repensar las y los sujetos de nuestro época y sus malestares contemporáneos: como el del feminicidio, uno de los más trágicos y ominosos. 
Es así como, en medio del empuje de las neurociencias, el psicoanálisis, no sin contradicciones y crisis, logra sostenerse y mantenerse contra viento y marea, al seguir afirmando su singularidad discursiva y clínica; misma que le vale todo tipo de ataques.
Es por ello que escribo esta nota laudatoria en favor de Sigmund Freud, a 80 años de su muerte.
Lo primero que quiero destacar, y seguiré a la Roudinesco en términos muy generales sin poder hacer, aquí, algunos matices propios en lo tocante a la vigencia de Freud y su obra.

Seminario: Freud ante las mujeres, la violencia y la muerte,
organizado por la ESLEP e impartido en El Colegio de México,
septiembre, 2019.

Bien, después de habernos reescrito la vida de Freud, desde los comienzos hasta Freud en los últimos tiempos, pasando por sus amores, tempestades y ambiciones, los discípulos y disidentes y el descubrimiento de América y la guerra de las naciones; además de la ilustración oscura, la familia, los perros y los objetos y el arte del diván y las mujeres, pero también los dilemas de la medicina, la religión y el fetichismo, Hitler y su propia muerte (la de Freud) en acción. Culmina, sobre todo en su Epílogo, en el que detalla, en particular, el intento de saqueo de la tumba del sabio vienés, para al final escribir, como cierre de su deslumbrante biografía, lo que ahora destaco:

“[…] no pude dejar de pensar que esta profanación -o, mejor, esta <>- señalaba en verdad que Freud, setenta y cinco años después de su muerte, seguía perturbando la conciencia occidental con su mitos, sus dinastías principescas, su travesía de los sueños, sus historias de hordas salvajes, de Gradiva en marcha, de un buitre encontrado en Leonardo, de un asesinato del padre y de un Moisés que pierde las Tablas de la Ley”.
Y remata del siguiente modo su excelsa obra reciente sobre una de los pensadores más originales y geniales del siglo XX; siglo en el que, de alguna manera, todavía estamos inmersos no obstante vivir ya en el siglo XXI:
Lo imaginaba blandiendo su bastón contra los antisemitas, poniéndose su mejor camisa para visitar la Acrópolis, descubriendo Roma como un amante loco de felicidad, fustigando a los imbéciles, hablando sin notas frente a un público de norteamericanos atónitos, reinando en su morada inmemorial en medio de sus objetos, sus chow-chows pelirrojos, sus discípulos, sus mujeres, sus pacientes locos, y esperando a Hitler a pie firme sin conseguir pronunciar su nombre, y me dije que aún seguiría siendo, durante mucho tiempo, el más grande pensador de su tiempo y el nuestro” (pp. 463-464).
Sí, que escriba esto sobre Freud una de las más importantes biógrafas de Lacan no es cualquier cosa; antes bien, resignifica, en pleno tiempo postlacaniano, el lugar de Freud como creador del psicoanálisis: ese discurso y esa práctica que sigue generando, todavía, un sinfín de resistencias y malos entendidos.
Prost, Herr Professor! (¡Salud, Señor Profesor!).   
  

Seminario: Freud ante las mujeres, la violencia y la muerte,
organizado por la ESLEP e impartido en El Colegio de México,
septiembre, 2019.
Pequeña nota bibliográfica: Roudinesco, Élisabeth, Freud. En su tiempo y el nuestro, Debate, México, 2016, 620 pp.
___________________
Post Scriptum
Un Seminario fuera de serie
El 21 y 22 de septiembre asistí a escuchar, por segunda ocasión, a Élisabeth Roudinesco, quizá la historiadora viva más importante del psicoanálisis. La primera vez que la oí fue en 2004, hace quince años, gracias a la Red Analítica Lacaniana (REAL) de la que fui miembro fundador y que se disolvió, en 2012, en Guadalajara, con un Congreso sin igual (el XII). Esta vez el agradecimiento hay que dárselo a la Escuela de la Letra Psicoanalítica (ESLEP), de la que también fui miembro fundador, pero a la que ya no pertenezco.
Fue un Seminario fuera de serie; todo un acontecimiento, del que todavía me retumban muchas cosas de las dichas por tan singular historiadora y psicoanalista: habló de Freud y sus pacientes y sus mujeres, así como de la violencia y la muerte; para cerrar su intervención sobre el Diccionario amoroso del psicoanálisis (Debate, España, 2019), haciendo críticas muy interesantes al lacanismo, no solamente desde la teoría sino inclusive desde la perspectiva clínica.
Mi pretensión no es reseñar tan significativo Seminario, sino, más bien, consignar la originalidad de la propuesta de la Roudinesco y su preferencia de historiar el psicoanálisis más que de psicoanalizar la historia.
Habrá que meditar, con calma, muchas de las cosas sostenidas por la historiadora francesa y mediarlas, como tiene que ser, con algunas de sus muchas publicaciones; en especial con su reciente biografía del fundador del psicoanálisis y su último diccionario (sui generis), hecho desde una dimensión muy personal; en el que cabe destacar, por ejemplo, la voz México, referida a la ciudad de México y en la que hace referencia, entre otras cuestiones, a Helí Morales, quizá el teórico más importante del psicoanálisis lacaniano en nuestro país y uno de los clínicos más significativos.
Realmente me conmocionaron muchas de las afirmaciones, aunque otras me extrañaron; pero dada la enorme asistencia, alrededor de 300 personas, era imposible dialogar, detenidamente, sobre muchas de sus aseveraciones.

Seminario: Freud ante las mujeres, la violencia y la muerte,
organizado por la ESLEP e impartido en El Colegio de México,
septiembre, 2019.

Entre las cosas de las que un servidor tomaría cierta distancia es de las relativas al cerebro; cierto que el psicoanálisis tiene que diferenciarse de las neurociencias, a partir de la especificidad de su discurso, pero no se nos puede olvidar que Freud fue un prominente neurólogo de su tiempo, que avanzó asuntos de suma importancia y que no le hemos dado su lugar como investigador en el campo de la neurología (sobre todo las y los psicoanalistas). Esto al margen de que el psicoanálisis como tal no es, precisamente, un discurso científico y que la “metapsicología” freudiana para nada puede localizarse en las estructuras del cerebro. Sin embargo… creo que todavía desconocemos, como bien lo dijo en uno de sus libros póstumos Oliver Sacks (El río de la conciencia), mucho de lo que Freud investigó y escribió en el campo de la neurología. 

Bien. Que este pequeño texto sirva como homenaje de ese magnífico Seminario que vino a sacudir muchos atavismos ideológicos y políticos en los que las y los psicoanalistas, sobre todo lacanianos, se ven enredados sin encontrar la salida a la particular crisis actual del psicoanálisis; incluyendo, claro está, el psicoanálisis lacaniano.
Gracias Elisabeth Roudinesco por tan excelso Seminario. Mucho habrá que seguir pensando en tan generosas palabras relativas a Freud y Lacan y a la historia toda del psicoanálisis.
Y habrá que pensarlas, todas, con detenimiento e hilando fino, para relacionarlas con tus propuestas hechas libros maravillosos, tan diversos y ejemplares todos.
Prost, Madame Roudinesco!    

P. D. Gracias eternas a Eunice Michel, por hacer hacer hasta lo imposible para que un servidor pudiera estar en este, tan significativo Seminario. Mil gracias.

J. Ignacio Mancilla.

[Ateo, lector apasionado, 
militante de izquierda (casi solitario).
Lacaniano por convicción
y miembro activo de Intempestivas,
Revista de Filosofía y Cultura.]
        






    
      
      
___________________________________
Algunas negritas en el texto fueron colocadas en la edición de Cuerdas Ígneas para destacar puntos de lectura.


2 comentarios sobre “A 80 años de la muerte de Sigmund Freud

  1. Creo que esta fecha 22 y 23 de Septiembre 2019 CDMX Bueno tambien el 21, se quedará guardada para los asistentes en nuestro inconsciente y consciente( no se pueden anexar fotos en los comentarios? ) no sabemos si la volveremos a ver en persona (Elisabeth Roudinesco) eso sí leerla siempre así como retorno, releer, regresar con el SR. Freud, casi, casi recuerdo repetición y elaboración, que gran pregunta (maestro Ignacio) la que hizo a la Sra Roudinesco, en espera del texto (escrito)sobre la pregunta y la respuesta…

    Me gusta

  2. Judith Lacan, en primer lugar una disculpa por la demora en mi respuesta, pero… En segundo lugar, muchas gracias por el comentario y sí, estoy de acuerdo, 21 y 22 de septiembre (hago esta pequeña corrección) será una fecha memorable por acontecimiento tan grato en muchos sentidos. Y por supuesto que también estoy de acuerdo en lo que respecta a leer a tan magnífica señora y autora, además de releer al señor Freud. Y en cuanto al elogio de mi pregunta, de nuevo gracias; para mí también fueron muy aleccionadoras sus respuestas. Saludos y abrazos muy cariñosos. y gracias me seguirnos en este Blog tan especial para nosotros.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s