Hace ya 24 años. Carlota Botey como legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la LVI Legislatura

J. Ignacio Mancilla*

 
Hace ya 24 años se instaló la LVI Legislatura (1994-197); el sábado 1 de septiembre se hizo formal la LXIV Legislatura (2018-2021). Legislatura que recibió el VI y último Informe de Enrique Peña Nieto (EPN) y la que investirá como presidente de México a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el próximo 1 de diciembre.
 
Han pasado ya 24 años; han transcurrido 7 Legislaturas y un sinnúmero de legisladoras y legisladores: uninominales y plurinominales.
 
Hoy quiero hacer un poco de historia, de memoria, y destacar a una legisladora perteneciente a la LVI Legislatura; fue diputada plurinominal e hizo un papel más que relevante como diputada del Partido de la Revolución Democrática. Estoy hablando de Carlota Botey y Estapé (1943-2011). Funcionaria también con el primer Jefe de Gobierno de la oposición, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en la Ciudad de México (1997-1999); incluso con Rosario Robles Berlanga (interina, 1999-2000, hoy de lamentable memoria), Andrés Manuel López Obrador (2000-2005), Alejandro Encinas Rodríguez (interino) y Marcelo Ebrard Casaubón (2006-2012, quien la despidió de una forma inmerecida e indigna).
 
Carlota Botey y Estapé (1943-2011).
Me tocó en suerte recopilar y prologar lo que fueron sus discursos en Tribuna, además de otro tipo de intervenciones de ese periodo tan importante: 1994-1997.
 
Que yo sepa nadie ha hecho el balance de ese lapso de la historia de las Legislaturas en México. Y nadie se ha detenido, tampoco, a analizar el importante rol que jugó Carlota Botey ante una mayoría priísta aplastante, 320 legisladores; 73 más de los que tendrá el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en la LXIV Legislatura. A la que le toca, por cierto, hacer la glosa y crítica del VI y último del gobierno de Enrique Pela Nieto, como ya lo dije.
 
Espero que en términos de la elaboración de Leyes esta Legislatura recién instalada sea, de verdad, un parteaguas en la historia de México. Al igual que la presidencia, espero. Ese fue el sentido del voto el pasado 1 de julio. Pero por lo visto el sábado 1 de septiembre, los argumentos brillaron por su ausencia. De un lado y de otro.
 
Mientras tanto, conviene resaltar alguna de las intervenciones de Carlota Botey, como aquella que enunció el 10 de abril de 1997, en el 78 aniversario de la conmemoración del asesinato de Emiliano Zapata, en el pleno de la H. Cámara de Diputados.
 
Su intervención la hizo a manera de una carta personal dirigida al caudillo del Sur; y que, aparte de la entrada y despedida, sostuvo en su parte esencial lo siguiente:
 
“[…]”.
 
“Al campo, no me lo va a creer mi general, pero así es, pretenden ponerlo de nuevo en manos de los ricos. Inventaron unas supuestas asociaciones mercantiles para controlarlo todo: bosques, aguas, tierras, playas. El deseo de los poderosos es que el campo no sea de los campesinos, sino del capital. De los dueños del dinero.
 
“Los vende patrias de ahora, mi querido general, firmaron dizque un acuerdo comercial, Tratado de Libre Comercio (TLC), para supuestamente ser más eficientes y más competitivos a nivel internacional. Como consecuencia de ello, los productores de granos básicos, de los alimentos para el pueblo, están condenados a desaparecer en un plazo de quince años. ¿Le parece justo mi general?
 
“Pero la perversidad de los neoliberales, en su tiempo se les conocía como <> mi general, llega muy lejos. Y se mide en el abandono financiero del campo; no hay fertilizantes, ni crédito, ni asistencia técnica, ni comercial. Este abandono, al parecer tiene la finalidad estratégica de que los campesinos, por hambre, dejen sus tierras para que el capital se apodere de ellas. Solamente el diablo puede imaginar tanta maldad, ¿verdad mi general?
 
“Debido al abandono en que el Estado tiene al campo, mi general, los campesinos no obstante su gran amor por la tierra y los recursos naturales, se han visto obligados a abandonar su casas para ir en la búsqueda del trabajo que no les ofrece su país. ¿Y qué es lo que encuentran, mi general? Por lo regular rechazo, discriminación y hasta la muerte.
 
“Y el Gobierno, en lugar de defender a los campesinos de ahora, como un tiempo lo hizo con nuestros abuelos, lo único que ofrece es el finiquito del rezago agrario, que no es otra cosa que el punto final del acceso a la tierra por parte de los campesinos. Además del PROCEDE, programa de titulación y principio de la privatización de la tierra que hoy está en manos del sector social.
 
“Aunado a todo esto, mi general, le hago un breve recuento, a manera de muestra, de una parte de los acontecimiento que confirman que lo que le escribo no es otra cosa que la verdad, mi querido general.
 
“[…]”.[i]      
 
Así decía esa carta/intervención parlamentaria, que no pretendía otra cosa que reivindicar a las y los campesinos de México; a los campesinos del sector social. Y es que Carlota Botey fue una agrarista de hueso colorado. Y fue desde ahí, desde ese su agrarismo radical, que siempre intervino en el pleno de la H. Cámara de Diputados de la LVI Legislatura.
 
Ahora que las cosas pueden cambiar, dejo constancia de algo que en su momento el PRD despreció, dejando que se perdiera todo el trabajo que hizo esta brillante mujer en la LVI Legislatura, abandonando esta valiosa trinchera que fue la Comisión de la Reforma Agraria; la que Carlota Botey presidió y desde la que todo el tiempo reivindicó el sector social del campo mexicano. De ahí el título de sus intervenciones, Zapata de principio a fin.
 
Portada de Zapata de principio a fin.
 
Y es que… la historia de la LVI Legislatura, que fue tan importante, sigue como una tarea pendiente.
 
Como sigue pendiente, también, la reflexión sobre el rol que desempeñó Carlota Botey, congruente como pocas y pocos legisladores; estoy pensando en las y los legisladores de todos los partidos, pero sobre todo en los legisladores del PRD. Lamentablemente.
 
Que conste, esto que hoy les presento sobre la LVI Legislatura y en especial sobre Carlota Botey, es apenas un pequeño apunte de una historia pendiente y que para mí sigue siendo un compromiso que espero pronto tramitar.
P. D. De VI Informes
 
Como presidenta de la Comisión de la Reforma Agraria, Carlota Botey asumió su papel con enorme relevancia y dignidad. En la glosa del VI y último Informe del repudiado Carlos Salinas de Gortari, de infausta memoria, hizo un desglose crítico, como pocos; y en su respectiva intervención sostuvo:
 
“El 27 de noviembre de 1991, como respuesta a la convocatoria de un debate que no lo fue, sino simple monólogo sobre el Artículo 27, desde esta misma tribuna intervine para advertir sobre los peligros de modificar la legislación agraria postrevolucionaria que estableció un pacto social entre el Estado mexicano y los campesinos de este país.
 
“Señalé entonces que las reformas al Artículo 27 Constitucional que ponían fin al reparto agrario y privatizaban el ejido y las tierras comunales, iban a provocar una situación de inestabilidad y de violencia social. Hoy, dos años después, los hechos, lamentablemente, nos ha empezado a dar la razón en Chiapas, en donde ha surgido un levantamiento indígena y campesino que explícitamente repudia las reformas salinistas al Artículo 27 Constitucional”.[ii]
 
Carlota Botey abría esa su intervención, que se dio el 5 de noviembre de 1994 en el pleno de la H. Cámara de Diputados así:
 
“Según dice James Joyce, existe un soñado país donde todos mienten más de lo que hablan. Naturalmente que el famoso escritor irlandés no se refería a México, ni mucho menos a sus informes presidenciales. Y porque James Joyce no se refirió a México y a sus informes presidenciales, yo, Carlota Botey, me veo obligada a venir aquí, ante los representantes del pueblo mexicano para hablar y no mentir”.[iii]
 
Conviene, pues, que regresemos a esas intervenciones parlamentarias cuando, hoy, la retórica de Enrique Peña Nieto (EPN) ha alcanzado dimensiones inauditas de incredulidad absoluta, esto con su: “dejo un país mejor del que recibí hace 6 años” (La Jornada, 04/08/2018).
Así las cosas.
 
Ojalá que las y los legisladores de la LXIV Legislatura pertenecientes a MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional) sepan estar a la altura de los tiempos; pues tienen historia de la cual echar mano.
 
Andrés Manuel López Obrador y Carlota Botey.
 
          
*J. Ignacio Mancilla.
[Ateo, lector apasionado, 
militante de izquierda (casi solitario).
Lacaniano por convicción
y miembro activo de Intempestivas,
Revista de Filosofía y Cultura.]

        













[i]Botey, Carlota, Zapata de principio a fin. Intervenciones parlamentarias, discursos y conferencias, H. Cámara de Diputados/LVI Legislatura, México, 1997 (p. 122).
[ii]Ídem, pp. 11-12.
[iii]Ídem, p. 11.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s