Secuencias oníricas

Eunice Michel

Para Inés

                                                                                                             La verdad tiene estructura de ficción.

                                                                                                           Jacques Lacan.

No sé yo qué tan común sea que una madre escriba sobre el primer libro de su hija; pero sé que lo quiero hacer, por dos razones. Una, porque me llenó de orgullo el saber que Inés publica su primer libro, la segunda porque es un buen libro (y no digo excelente, para alguien que comienza a publicar;  porque va a pensarse que es por amor maternal, aunque también esté en juego).

Como colega estrictamente, reseñaré estas Secuencias, que vienen del sueño; pero en las que la vigilia está implicada de manera esencial. Y también last but not least, mencionaré lo que sé de esta primera obra, a título personal.

Inés tardó algún tiempo con este proyecto, que ahora se hace realidad. Primero, porque al principio lo quiso diseñar con algunas ilustraciones interiores que nunca se concretaron por parte del ilustrador. Esto duró varios años. Después, porque ya listo el libro, en lo que se refiere al trabajo escritural, varias revisiones y correcciones mediante y una portada diseñada sobre un óleo de David A. Becerra, quien ha acompañado a mi hija en varias aventuras, había que encontrar editorial, en un contexto de pandemia, que no ha sido fácil para ninguna empresa ni, por supuesto, la editorial. Se concretó con La Zonámbula, una editorial jalisciense que publica a escritores jóvenes y también a nombres de larga trayectoria, dirigida por Jorge Orendáin (sí, así como el tequila).

Los cuentos de Inés se caracterizan por algo que en psicoanálisis llamamos del orden de lo siniestro, lo cual destaca muy bien Fernando de León en la contraportada, y que consiste en nuestro campo en algo que, de lo familiar del mundo, se convierte en ominoso, incluso en la creación.

Sus personajes se encuentran en situaciones límite entre la ficción y la realidad, sobre todo en el momento en el que tienen que luchar para permanecer en una historia que dejó de interesar a su autora. Y entonces leemos, como cuando en el cine se ve cine dentro del cine, literatura y realidad dentro de la literatura.

Por mi parte, encuentro mucha influencia también del género de terror; pero no de ése, imaginario, o real, de la vida cotidiana, que podemos leer por ejemplo, en las novelas policíacas ( mi género preferido) sino un terror que tiene más qué ver con el hecho mismo del cruce entre realidad y ficción.

Las narraciones me evocaron también los relatos cortos de uno de los grandes de la literatura latinoamericana, Julio Cortázar, quien también hace de lo familiar algo ominoso, como uno que me viene ahora a la mente de sus primeras publicaciones, en el que dos hermanos cuidan una casa heredada en la que de pronto y sin explicación el espacio se vuelve siniestro.

Resalto también el tamaño de las historias que son breves y algunas muy breves; pero manteniéndonos en vilo de qué es lo que va a ocurrir.

Sólo Luisa, Culpable y Cazadores de diversión exceden las dos o tres páginas, lo cual desde mi perspectiva es otra de las virtudes del texto.

Por último, solo me queda nombrar los títulos de cada cuento y recomendarles su lectura. No se arrepentirán y al contrario. Son 12 relatos: La vieja, Colección, Luisa, Inmarcables, Cazadores de diversión, Esa cosa, Todo lo que necesito, Reunión inesperada, Culpable, Su hija, Frente al espejo y Salida de emergencia.

Los relatos de Inés nos confrontan con varias preguntas: ¿Qué es el sueño? ¿Y las pesadillas? ¿Y la pesadilla de la realidad?

¿Cuál es la realidad? ¿Cuál es la ficción? ¿O vivimos, y no sólo en la literatura sino también en la vida, entre ficción y realidad?

Guadalajara, Col. Morelos, a 3 de junio de 2021.

Eunice Michel.


Nota bibliográfica:

Michel M. Inés: Secuencias oníricas. Editorial La Zonámbula. Tlaquepaque, Jalisco. 2021.

Cortázar, Julio: Casa tomada, en: Bestiario. Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1951.

Un comentario sobre “Secuencias oníricas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s